Meliès, el mago de los albores del cine

Cuando aún el cinematógrafo estaba dando sus primeros pasos y no era considerado más que una atracción extraordinaria, apareció la figura de Georges Meliès que contribuyó al posterior desarrollo del cine moderno.

Desde el siglo XVII habían existido ingenios que mediante juegos de lentes y luces reproducían imágenes, e incluso imprimiendo elementos giratorios las dotaban de movimiento. Estos aparatos van desde la linterna mágica al teatro óptico pasando por el diorama o el zoótropo.

Linterna mágica. Inventada por Athanasius Kircher en el siglo XVII.

Teatro Óptico. Invento de Émile Reynaud a finales del XIX.

 

 

 

En la última década del siglo XIX, Thomas Alva Edison desarrolla el kinetoscopio y en Alemania los hermanos Max y Emil Skladanowsky el bioscopio. Sin embargo, el éxito lo alcanzarán los hermanos Lumière con la presentación del cinematógrafo, evolución del modelo de Edison.

                                     Cinematograph_Lumiere_advertisment_1895

Las proyecciones de los Lumière y otros pioneros tenían un claro carácter documental, de recreación de la realidad y énfasis por el movimiento, con apenas un par de minutos de duración y escasos recursos técnicos (aún muy ligado a la fotografía y al teatro, juegan tímidamente con planos, recortes, filtros o montaje). Todos ellos aportan su grano de arena a la evolución del “séptimo arte”, pero el papel de Meliès es crucial, aportando una gran creatividad y dotando fantasía.

Georges Meliès

Georges Meliès realizó numerosísimas proyecciones donde explotaba la faceta ilusionista del nuevo invento, pero dotándolo de una mayor sofisticación en los recursos empleados, innovando con transparencias y sobreimpresiones, conjugando magia y humor. Pero, sobre todo, destacó por sus historias, verdaderas películas de varios minutos de duración, que recreaban relatos fantásticos.

Imagen de la película que se ha convertido en un icono de la Historia del Cine

El ejemplo más conocido es Viaje a la luna (1902), inspirado en la obra de Julio Verne. Esta película, hoy contemplada con curiosidad y cierta condescendencia, es la puerta que se abrió a la llamada “magia del cine”. El género de ciencia-ficción y fantástico, desde el Mago de Oz hasta Avatar, le debe un poco a su genio particular.

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s