Gandía, algo más que fiesta y playa

Hace muchos años yo también tenía una idea equivocada de lo que era Gandía. Sin desmerecer su playa, estupenda todo el año excepto en verano, donde la mitad de los madrileños la ocupamos -para que luego digan que Madrid no tiene playa ;)…, en fin-, Gandía ofrece una gran variedad natural y cultural que se extiende a la comarca de La Safor, de la cual es capital.

Sin dejar de mencionar Imagenla más importante de sus tradiciones y exponente popularísimo de arte efímero, las fallas, menores que en Valencia pero bastante abundantes y de gran calidad, me dispongo a realizar un pequeño recorrido por algunos de los lugares más emblemáticos de la zona y trazar las pinceladas que configuran gran parte de la historia de Gandía.

Adentrándose hacia el interior, en el camino a Barx, en un enclave rodeado de montañas y bosque mediterráneo, se encuentra la cueva paleolítica del Parpalló, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Europa.

Imagen

 Pasan los siglos y aparece en el paisaje el castillo de Bayrén, que aún hoy domina el territorio de Gandía desde las alturas. Es posible que su origen sea romano pero su importancia creció en la Edad Media. Ante sus muros el Cid venció en batalla a los almorávides. La plaza más tarde volvería al poder musulmán hasta la conquista definitiva por Jaime I “el Conquistador”.

Imagen

 Precisamente en tiempos de este rey se amuralla la primitiva villa medieval, de cuyos muros aún quedan algunos restos. En los siglos XIII y XIV tiene lugar un crecimiento importante de Gandía y sus alrededores. En Simat de Valldigna se construye un monasterio que adquirirá gran valor arquitectónico y como centro de poder (en el siglo XV uno de sus abades fue Rodrigo Borja, más conocido como el papa Alejandro VI). Otro ejemplo destacado de arquitectura monástica lo encontramos camino de Rótova, se trata de Sant Jeroni de Cotalba.

Imagen

Monasterio de Santa María de Valldigna

Imagen

Monasterio de San Jerónimo de Cotalba

Imagen

Palacio Ducal de Gandía

El máximo esplendor de Gandía llega precisamente de la mano de la familia Borja (siglos XV y XVI), quienes ejercen un importante mecenazgo en el desarrollo de las artes y la cultura. Dejan su sello en edificios ya existentes como el Hospital de San Marcos (hoy interesante Museo Arqueológico), la iglesia gótica que adquiere el rango de Colegiata o su lugar de residencia, el Palacio Ducal (sobrio al exterior pero de gran belleza en su interior). Pero también crean otros nuevos como la antigua universidad, creado por el que será San Francisco de Borja.

Imagen

Isabel de Portugal, Tiziano

Precisamente quiero concluir con este personaje que, antes de “retirarse del mundo” e ingresar en los jesuitas, fue uno de los nobles más destacados en el reinado de Carlos I de España. Francisco de Borja, duque de Gandía, era hombre de confianza del emperador y caballerizo mayor de su esposa Isabel de Portugal. Cuando la emperatriz fallece se produjo uno de esas leyendas o historias de la Historia impregnadas de romanticismo:

Francisco, leal servidor de Isabel, guardaba una gran devoción por ella (hay quien sostiene, ¿por qué no?, que estaba enamorado en secreto). Tanto era así que acompañó su féretro desde Toledo hasta Granada. Y dícese que llegando a su destino y contemplando los estragos causados por la naturaleza en el cuerpo de la difunta emperatriz juró que nunca serviría a un señor que se pudiera morir. De ahí que más adelante decidiese dejar sus títulos y posesiones para encomendar su vida a Dios.

Como no, este episodio se retomó con fuerza en el siglo XIX gracias al romanticismo. En pintura además, tuvo lugar una corriente historicista que gustaba de estos hechos y el pincel de José Moreno Carbonero lo recogió en un hermoso lienzo que podemos observar en el Museo del Prado.

Imagen

Conversión del Duque de Gandía (1884)

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Arquitectura, Arte, Historia, Pintura and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to Gandía, algo más que fiesta y playa

  1. Pingback: Ruta_211 Cueva del Parpalló. Gandía. (Valencia). | senderosesotericos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s