A Kind of Magic

La música es el arte más antiguo. Ha estado presente en todas las sociedades desde las más remotas civilizaciones: Mesopotamia, Egipto, China… Aunque no hay evidencias de música escrita ni han llegado instrumentos, han pervivido documentos, dibujos o relieves que nos muestran su desarrollo. En aquellos tiempos y durante muchos siglos la música ha estado más asociada a fines rituales, ceremoniales y cortesanos. Sin embargo, la música ya existía desde mucho antes, como la pintura o la escultura. No del mismo modo en que la conocemos, pero igual que el hombre prehistórico representaba animales en las cuevas y realizaba toscas tallas antropomórficas, también emitía sonidos procurando confeccionar lo que podríamos denominar intuiciones de notas y melodía.

Si bien es imposible determinar cuando el hombre empezó a ir más allá empleando sus cuerdas vocales para intentar comunicarse, expresar estados de ánimo o imitar los sonidos propios de la naturaleza, tampoco lo es aventurar el momento en que pudieran utilizar las palmas de sus manos o golpear unos objetos contra otros para conseguir unos inicios de percusión. Pero hace algunos años se hizo un descubrimiento que permite hacerse una idea de la antigüedad de la música. En Imagenuna cueva al sur de Alemania se encontró una flauta hecha de hueso animal datada aproximadamente en 35000 años y, el año pasado, se fechó otra flauta encontrada en la misma zona con más de 40000 años.

 Imagen

Dejo un enlace donde se reproduce el sonido del instrumento:

http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/8117915.stm

Un poco frío, a menos que consigamos echar la vista atrás, imaginar una oscura cueva alumbrada por el resplandor de una hoguera que ilumina fantasmagóricamente las paredes donde aparecen siluetas de hombres y bestias en tonos ocres, con el único sonido del crepitar de las llamas. Un silencio ritual, una atmósfera mágica. Entonces irrumpe el sonido de la flauta. Y los hombres y mujeres sentados con los ojos cerrados en torno al fuego se sumen en un profundo trance dejando que esa fuerza invisible penetre en sus oídos y llegue hasta su alma. Ese es el poder eterno de la Música. Del mismo modo que la voz de Mercury sigue viva y nos recuerda que “It’s a kind of magic”.

Cave

 

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Música and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s