Tesoros del barroco madrileño (I)

Madrid tuvo su primer gran desarrollo urbanístico en el barroco. Felipe II trasladó allí la corte en 1561 y a partir de este momento se produce un notable incremento demográfico y constructivo. Esta realidad se hace más palpable durante el siglo XVII.

Este periodo de siglo y medio convierte a Madrid en un foco artístico de primer orden, llenándose la ciudad de arquitectos, pintores o escultores que dejaron obras que aún perduran y han marcado la geografía e identidad madrileña. Algunos de estos edificio e iglesias se distribuyen dispersos. Muchos quedan fuera de los principales itinerarios turísticos, algunos tienen horarios o accesos restringidos, otros simplemente pasan casi inadvertidos cuando pasamos a su lado o tal vez su aspecto exterior no invita a imaginar el tesoro que albergan en sus entrañas. Este es el caso del primer ejemplo de esta serie:

San Antonio de los Alemanes en el plano de Teixeira (1656)

Iglesia de San Antonio de los Alemanes. Está situada en la esquina entre la corredera baja de San Pablo y la calle Puebla. También se llega en línea recta siguiendo la popular calle del Pez. A menos de 5 minutos de Gran Vía y Callao. Su arquitecto es el jesuita Pedro Sánchez que proyecta una planta oval (uno de los escasos ejemplos en toda España). Se inician las obras en 1624 y forma parte de un conjunto de iglesia y hospital (existente desde 1607) bajo el nombre de San Antonio, el santo por excelencia de los portugueses a quienes se dirige la construcción. Hay que recordar que en este momento Portugal era parte de la Corona española y existía en Madrid una importante comunidad lusitana. Por tanto, originalmente fue la iglesia de San Antonio de los Portugueses.

Sin embargo, Felipe IVlas guerras aumentaban al mismo ritmo que se debilitaba la monarquía de Felipe IV y en 1640 Portugal se independizaba. En 1668 España reconoce definitivamente la independencia después de infructuosos intentos de recuperación. A lo largo de estos años la presencia de ciudadanos portugueses disminuye notablemente, y el rechazo general no se debe exclusivamente a temas políticos sino también a la presión de la Inquisición contra los judaizantes y, si bien es cierto que existían muchos portugueses con dicha ascendencia, por esos años era más fácil levantar sospechas aunque fuesen infundadas.

Por estas causas el título de la iglesia no pudo durar mucho y la ocasión fue propicia para que la reina Mariana de AustriaMariana de Austria (esposa de Felipe IV e hija del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico) lo dedicara a enfermos y peregrinos alemanes que formaban una pequeña comunidad. Desde entonces, la iglesia se llama San Antonio de los Alemanes (además, esta comunidad crecería años más tarde con la llegada en 1690 de la segunda esposa de Carlos II -rey desde 1665-, la alemana Mariana de Neoburgo).

El nombre de la iglesia tiene una historia curiosa, la planta elíptica es algo muy original, posee en la fachada una escultura de San Antonio obra de Manuel Pereira, en la cripta reposan dos infantas de Castilla (Berenguela, hija de Alfonso X “el Sabio”y Constanza, hija de Fernando IV “el Emplazado”, que fueron trasladadas procedentes del convento de Santo Domingo tras su desaparición)… Pero lo más valioso está en sus muros y en su bóveda. Es la intervención que hizo Luca Giordano a finales del siglo XVII sobre una serie de pinturas existentes realizadas por Francisco Ricci y Juan Carreño.

Autorretrato de Luca Giordano

Sin embargo, esta vez no desvelaré todo el secreto. Es fácil teclear el nombre en google y ver imágenes de su interior, pero quien no lo conozca y tenga la posibilidad de hacerlo creo que vale la pena conservar el misterio y disfrutar de la primera impresión que ofrece al cruzar el umbral de su puerta.

Ahí está y ahí sigue después de 360 años. Uno de los tesoros artísticos mejor conservados y más desconocidos de Madrid. Tal vez sea mejor así.

imagen 190

*Nota: los horarios para visitarla siempre han sido un poco restringidos. Actualmente son de lunes a sábado de 11 a 13 y de 18 a 20. Y los domingos de 10:30 a 14.
Las misas para quien quiera asistir o evitarlas para una mejor visita son a las 12 y 19 (lunes-sábado) y a las 11, 12 y 12:45 (domingos).

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Arquitectura, Arte, Madrid, Pintura and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to Tesoros del barroco madrileño (I)

  1. José Carlos says:

    Hola Jorge!.

    Felicidades por tu blog!!, que examinaré con más detalle esta tarde. Hoy quiero ir a la Iglesia de los Alemanes y quiero seguir tus instrucciones, de no ver ni una imágen en Google sobre la misma.
    ¿Sabes si se puede visitar la cripta?.
    He publicado un post sobre los “Tesoros de las Iglesias Madrileñas” y me faltan algunos datos de las obras de las que hablo. ¿Podrías echarme un cable?. En concreto, no sé quien es el autor de el el retablo que hago referencia en la Iglesia de San José y de qué estilo es. También me pasa lo mismo con la escultura de la Virgen yaciente, en la Iglesia de San Isidro.
    Espero que puedas echarme un cable.
    http://horizontesperdidos.com/tesoros-de-las-iglesias-madrilenas/
    Un saludo!

    José Carlos.

    • Hola José Carlos,

      En primer lugar agradecerte tu comentario. Me alegro que te guste el blog y poder contribuir al conocimiento de estos tesoros artísticos que a veces tenemos tan cerca. Y felicitarte también por tu labor, muy buen post donde das unas magníficas pinceladas de todo lo que tenemos por descubrir en Madrid.

      Respecto a la cripta hay que solicitar la visita en la misma iglesia, cuesta 2€ y se hace al cierre a las 13:00. Por lo visto desde hace un tiempo cobran 2€ para la visita a la iglesia y cripta, lo que pasa es que como suele abrir en horas de culto puedes ver la iglesia sin pagar. Yo al menos nunca he pagado ni he visto a nadie para cobrar.

      El retablo de la iglesia de San José es neogótico, bastante moderno y no tengo referencias sobre el autor. Como esta iglesia se construyó sobre la antigua del convento de San Hermenegildo, muchos retablos barrocos originales se retiraron y, después, con la Guerra Civil se perdieron otras piezas, por ello existen muchos retablos y esculturas de la segunda mitad del XIX y primera del XX.

      El grupo del Tránsito de la Virgen es barroco, de autor desconocido de la escuela madrileña del XVII. Originalmente se hizo para la capilla de la Hermandad de San Cosme y San Damián de la iglesia del Carmen, fundada en 1665. Las obras artísticas del Carmen fueron especialmente castigadas durante la Guerra, concretamente la Virgen se perdió. El grupo se trasladó a San Isidro en 1947, a la capilla homónima, siendo la Virgen restaurada por el escultor Tomás Parés.

      Espero que te haya servido de ayuda.

      Un saludo.
      Jorge

  2. emartingod says:

    Fantástico trabajo Jorge. Es una lástima que la promoción turística de algunos de estos tesoros no se corresponda con su importancia histórica

  3. tobyo says:

    muy interesante. aprendí muchas cosas. gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s