Sjöstrom y El carruaje fantasma

Hablaba unas semanas atrás de los orígenes del cine y del revolucionario Georges Méliès que dotó de cierto toque de magia a este arte incipiente.

Poco a poco se fueron explorando nuevos caminos y fórmulas que ampliaron el panorama temático. Como no podía ser de otra manera, lo misterioso y lo sobrenatural fueron uno de los principales reclamos, llevándose a cabo los primeros ensayos de los que se nutrirá posteriormente el género de terror.

En estos tempranos años la temática fantástica de tintes fantasmales o metafísicos tiene su razón de ser en Europa, plagada de mitos ancestrales, leyendas medievales y ecos de la novela gótica del XIX. En Francia, aparecen los diez episodios de Los vampiros de Louis Feuillade, en 1915, aunque están más asociados a la trama policiaca, al suspense.

En Alemania se realizan dos películas precursoras, El estudiante de Praga (1913), que desarrolla el mito de Fausto, y El Golem (1915), basada en la novela homónima de Gustav Meyrink.

Cartel Der GolemEscena Der Golem

 

La fundación en Berlín de la productora y estudios cinematográficos UFA, en 1917, supuso el auge definitivo del cine alemán, que creará las grandes joyas expresionistas, verdaderos puntos de partida del género: la revisión de El Golem (1920) pero, sobre todo, El gabinete del doctor Caligari (1920) y Nosferatu (1922), inspirada en la obra de Bram Stoker, Drácula.

 

Nosferatu

Victor Sjöstrom

También en este momento el cine nórdico es uno de los referentes, principalmente en Suecia con las figuras de Mauritz Stiller y Victor Sjöstrom. Precisamente, en Suecia existe gran tradición de misterios, leyendas y mitología escandinava. Aquí aparece un título menos conocido que los anteriores, se trata de El carruaje fantasma (Körkarlen, 1921), una adaptación de la novela de Selma Lagerlöf (escritora sueca ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1909, siendo la primera mujer en lograrlo). Su director es el mencionado Victor Sjöstrom.

Körkarlen 02

Sjöstrom se inició como actor a las órdenes de Stiller en 1912 pero no tardó en dirigir películas, llegando a filmar más de 40 hasta 1923, año que se traslada a Estados Unidos.

En fotogramaEl carruaje fantasma, Sjöstrom traslada el lirismo de Stiller al miedo, a la muerte. La fuerza visual en torno a la aparición del fantasmagórico carruaje y su cochero es tremenda para este momento, algo que influirá en su discípulo, el genial Ingmar Bergman, para rodar la escena más inquietante de Fresas salvajes, que, por otra parte no pertenece al género, y en otros cineastas hasta la actualidad como Tim Burton. Tampoco hay que olvidar elementos como el uso de sobreimpresiones Fotograma01y flashbacks, así como la secuencia en la cual el protagonista rompe una puerta con un hacha… escena que ha pasado a los anales del cine a través del homenaje de Stanley Kubrick en El resplandor.

Victor Sjöstrom nos ha legado grandes películas y soberbias interpretaciones como actor, pero quiero resaltar esta obra donde creó el primer poema filmado de terror.

Fotograma03

 

 

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s