Ilustres fusilados

A raíz del Dos de Mayo rememoré un par de lienzos (albergados en el Museo del Prado) que para mí guardan una gran fuerza expresiva.

Recordando la jornada histórica de 1808 en Madrid, elaboré un modesto homenaje a aquellos que dejaron su vida peleando en las calles. Los nombres más conocidos han pervivido en libros, monumentos, calles, plazas, placas conmemorativas, etc., pero hubo muchos hombres, mujeres e, incluso, niños anónimos que cayeron ese día.

Goya realizó un cuadro para reflejar aquellos sucesos. Concretamente eligió la escena que tuvo lugar en la montaña del Príncipe Pío (actualmente donde se sitúa el Templo de Debod). Allí los franceses condujeron a algunos de esos hombres y mujeres que se rebelaron aquel sangriento día y durante la madrugada fueron fusilados.

Fusilamientos Goya

De este modo, dichos personajes anónimos quedaron retratados como símbolo e identidad de un pueblo en la lucha contra la tiranía. Pero lejos del significado que hayan podido adquirir, o interesadamente se les haya querido otorgar, lo que se mantiene vivo es la obra de arte de uno de los mayores genios de la pintura, y el triste reflejo de la condición humana. Fusilamientos detalle 01Aquellos hombres que representaban la razón y el progreso imponían su orden a base de la fuerza y el miedo, mientras que los españoles, irracionales e incultos, sumidos en las tinieblas de una férrea religión y sometidos por reyes indignos y ministros corruptos, preferían morir antes que aceptar la opresión extranjera. Pero no por convicción, sino por orgullo, por vergüenza y por odio. Todo ello lo refleja Goya. Puros sentimientos. La masa informe y gris que forman los soldados, disparando sin piedad, movidos por la cólera y el miedo a aquellos hombres que se habían pasado el día acuchillándoles, apaleándoles y arrojándoles macetas y todo tipo de objetos desde los balcones. Por otra parte, Fusilamientos detalle 02las siluetas, muchas difusas, de hombres y mujeres que acudían a la muerte, temerosos, resignados y algunos, como el hombre que abre sus brazos, mirando a la cara a sus verdugos, con el rostro desencajado por el odio, la impotencia y la desesperación. Y la única luz que ilumina las tinieblas de la escena es el candil, como un presentimiento fúnebre del resplandor inminente de las detonaciones.

Goya despreciaba la guerra y así lo refleja en sus grabados. No busca víctimas ni verdugos, pone de manifiesto la sinrazón, la locura y el odio atroz que conlleva. Él era partidario de la razón y la ilustración, pero cuando vio que la manera de imponerla era la mentira, la fuerza y la injusticia no pudo evitar conmoverse por el sacrificio que la gente más humilde hizo aquel día, dando una muestra de irracional valor y desesperado coraje.

Ese pueblo de Madrid y después de toda España luchó contra los franceses durante 6 años hasta su expulsión. Toda la sangre derramada sirvió para devolver el trono a Fernando VIIfernando vii, que lo primero que hizo fue invalidar la Constitución elaborada en 1812 y agradecer con un reinado de tiranía y sangre el sacrificio de sus súbditos. El rey felón, ha sido el monarca más despiadado y pusilánime de la historia de España.

Ante la actitud desleal del monarca, surgieron muchos detractores que buscaron la manera de derrocarle y aquí surge el protagonista del otro cuadro al que hacía mención.

José María de Torrijos y Uriarte fue un militar de brillante carrera. A los 17 años era capitán y participó con Daoíz y Velarde en los sucesos del 2 de mayo madrileño. TorrijosDurante la guerra con los franceses jugó activos papeles en la defensa de Valencia y otras plazas de Levante. Fue hecho prisionero en Tortosa, logrando escapar y volviendo a la lucha. Al finalizar la contienda con sólo 23 años era coronel de brigada.

Tras haber combatido tantos años contra el invasor y poseedor de ideas liberales, como las que habían concebido la Constitución de Cádiz (abolida por Fernando VII), decidió participar en el pronunciamiento de Van Halen en 1817. Tras su fracaso fue encarcelado hasta ser liberado con el triunfo del pronunciamiento de Riego en 1820 que dio paso al Trienio Liberal.

Durante estos años combatió a los absolutistas y, después, a las tropas francesas que fueron enviadas para devolver a Fernando VII al trono, los conocidos como Cien Mil Hijos de San Luis.

Entonces Torrijos se exilió en Inglaterra y desde allí, años más tarde, planeó encabezar un nuevo pronunciamiento. Desde Gibraltar con 60 hombres tenía previsto desembarcar en suelo español e incitar a la rebelión. Gómez_MorenoSu antiguo compañero de armas y supuestamente amigo, Vicente González Moreno, le instó a que realizara el desembarco en las costas de Málaga donde él secundaria el levantamiento. Pero fue una trampa de otro de los inmundos traidores que pueblan las páginas de la historia de España (en el propio retrato se capta la vileza de su semblante).

Tras días de huida en los que las tropas realistas ponían cerco a Torrijos y los suyos, fueron apresados y sin juicio previo fusilados en la playa de San Andrés de Málaga. Aún el general Torrijos pidió afrontar el trágico final sin una venda en sus ojos, mirando cara a cara a sus verdugos y así fue inmortalizado medio siglo después en el lienzo de Antonio Gisbert, convirtiéndose en símbolo de la lucha contra la tiranía y el absolutismo.

Fusilamientos Torrijos

Alguien definió que el rostro de Torrijos en el cuadro refleja “los rasgos de nobleza y serenidad épicas, propios del héroe romántico, eternizados en la pintura”. Fusilamientos Torrijos detalle 02Más allá de esta visión propiamente romántica de la época, el pintor capta un gesto que bien pudo ser el del protagonista de esta historia. El rostro serio y la mirada perdida, en un postrero ejercicio de melancolía y resignación ante el destino de un país que no tiene solución, porque siempre se impone la traición, la codicia, la deslealtad, la mediocridad y la infamia.

Así fue el final de su vida. El valor, la integridad y la razón arrancadas de raíz. Torrijos había luchado en parte por aquellos hombres y mujeres anónimos que pintó Goya, fusilados por los franceses. Y había seguido luchando por liberar a ese pueblo del yugo de un rey tirano, hasta convertirse en protagonista de su propia pintura en la que es fusilado con sus compañeros por sus propios hermanos.

Fusilamientos Torrijos detalle 03

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Historia, Pintura and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Ilustres fusilados

  1. samuel says:

    Nice Post. Its really a very good article. I noticed all your important points. Thanks”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s