La bandera de la Libertad

Me dispongo a cerrar la improvisada trilogía de artículos sobre uno de los períodos más trágicos de la historia de España (véase Recuerdos del Dos de Mayo e Ilustres fusilados), del cual se pueden rescatar, y merecen ser rescatadas, obras de arte que nos permiten visualizar o comprender un fragmento de los hechos, así como de los personajes que fueron protagonistas y dejaron su vida en el camino.

Aunque a veces no se recuerde, las mujeres han escrito grandes episodios en la Historia. Las guerras están asociadas a la infame condición humana, especialmente del hombre. Pero en ellas también se ven arrastradas las mujeres. Placa Clara del ReyDurante la jornada del 2 de Mayo en Madrid, muchas de ellas se echaron a la calle con valor y rabia. Los ejemplos más notables fueron Clara del Rey, que acudió junto a su marido e hijos al Cuartel de Monteleón, donde Daoíz y Velarde con un puñado de soldados y civiles se batían contra los franceses, y la joven Manuela Malasaña que, Manuela Malasañaaunque existen diversas versiones sobre su participación aquel día, fue una de las víctimas que quedaron registradas, trascendiendo su nombre y figura como símbolo de la injusticia y la lucha contra el invasor, no sólo en los años siguientes, sino hasta la actualidad dejando su nombre al célebre barrio madrileño.

Durante la Guerra de Independencia quien no recuerda a Agustina de Aragón. AgustinaSu episodio sucedió en el asedio francés a Zaragoza. Habiendo abierto una brecha éstos, se lanzó sobre un cañón desprotegido (puesto que los artilleros yacían muertos) para dispararlo contra los invasores y evitar el asalto a la ciudad.

Acabó la “guerra del francés” y se inició el reinado ignominioso de Fernando VII. Las conspiraciones y pronunciamientos para acabar con la tiranía se sucedieron, pero tras el breve triunfo que supuso el Trienio Liberal, se volvió a imponer el Absolutismo. De nuevo los liberales retoman su lucha desde la clandestinidad y algunas mujeres juegan un rol importante. Es el caso de la joven granadina Mariana Pineda, Mariana Pinedaquien adherida a la causa da cobijo en su casa a personajes perseguidos por el régimen.

Su implicación con los liberales que preparaban un levantamiento en Andalucía en 1831 provocó que fuera arrestada. La prueba incriminatoria fue una supuesta bandera liberal que Mariana habría bordado y que se encontraba en su casa (también se dice que fue introducida por la policía de Fernando VII). Tras el juicio donde se negó a delatar a los conspiradores, fue condenada a muerte y ejecutada mediante garrote vil.

Mariana Pineda en capilla (1862), Juan Antonio Vera Calvo

Desde ese momento Mariana Pineda pasó a convertirse en mártir de la causa liberal y por extensión de la lucha contra la opresión. El posterior movimiento romántico que gustaba por escoger temas históricos, eligió también a esta heroína, convirtiendo en obra de arte los instantes previos a su ejecución. Sin embargo, esta composición se me antoja en exceso idealista, transformando a Mariana en una especie de Séneca impartiendo su último discurso tras beber la cicuta. Creo que la literatura muestra un retrato más humano y desgarrador a través del genio de Lorca, paisano suyo que creció escuchando las canciones y cuentos populares que versaban sobre Mariana Pineda, así como los trabajos de recuperación de su memoria de Fernando de los Ríos (profesor y amigo del poeta), y decidió homenajearla en una obra de teatro.

LorcaLorca defendió la libertad a su manera, a través del arte, de sus obras. Pero como un siglo antes tuvo que encriptar sus palabras y sus sentimientos para huir de la tiranía moral e intelectual del gobierno y sociedad imperantes.

Dibujo de Lorca para Mariana Pineda

Madrid fue testigo del estreno de Mariana Pineda en 1927, con escenificación de Salvador Dalí. Fue un fracaso. La sociedad aburguesada en el teatro de Benavente no lo comprendió.

Mientras la fama de Lorca se extendía por el mundo, el odio hacia su persona crecía en su patria, hasta que al estallar la Guerra Civil fue vilmente asesinado. Fusilado como en el cuadro de Goya. Como el general Torrijos. Segado por el fanatismo y la intolerancia como los personajes de sus grandes tragedias. Como Mariana Pineda. Y convertido como todos ellos en protagonista de su propio drama. De nuestro drama.

La obra de Lorca, como todas ellas, merece la pena leerla y si se tiene ocasión verla representada. En uno de sus pasajes, haciendo referencia a la bandera liberal de Mariana dice así:

Ella debe dejar esas intrigas.
Y si borda, que borde unos vestidos
para su niña, cuando sea grande.
Que si el rey no es buen rey, que no lo sea;
las mujeres no deben preocuparse.

Pero hubo mujeres que se preocuparon, poniendo en juego su vida. Como Mariana Pineda que prefirió seguir bordando hasta su último aliento la bandera de la Libertad.

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Historia, Literatura, Pintura and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to La bandera de la Libertad

  1. Mercedes says:

    A mí también me gustan tus posts…
    Esta serie ha sido muy interesante, y éste último artículo me ha encantado.
    Gracias por tus visitas y saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s