El otro gran David

La figura escultórica de David está asociada indefectiblemente a Miguel Ángel. La majestuosidad, la belleza y perfección de esta obra puede eclipsar en gran parte a cualquier otra.

David MA

Por ello, la composición homónima de Gian Lorenzo Bernini (el mejor escultor que dio el Barroco) suele quedar en un segundo plano, pero de un modo distinto resulta igualmente inconmensurable.

David Bernini

La comparativa inicial sirve para mostrar la evolución artística del Renacimiento y Barroco escultóricos, el paso de la potencia al acto. David M.A. detalle 01La armonía, la serenidad y la contención de la escultura del florentino, donde sólo podemos captar lo que va a suceder si damos la vuelta a la figura y vemos la piedra que esconde en su mano, marcándose sus venas por el peso y la tensión, así como en la intensa mirada donde rezuma la “terribilità miguelangelesca”.David M.A. detalle 02

Sin embargo, ahora, el escultor romano da un paso. La figura es movimiento en sí. Se torsiona su cuerpo, una pierna se sustenta firmemente en el suelo y con la otra efectúa el giro de la cadera. David detalle 03Y el mismo dinamismo se aprecia en el rostro, mirando fijamente a Golliat, apretando los labios y frunciendo el ceño (Bernini horada el mármol para dar efectos de luz y sombra al rostro, trabaja el cabello y excava la pupila para imprimir mayor realismo).David detalle 01

La escultura de Miguel Ángel me hace evocar la imagen de un dios (visto en la Academia mayestático y gigantesco), como las que podría albergar un templo griego, o de un héroe mitológico, como los que le rodean en la Piazza della Signoria, junto a Hércules o Perseo.

En Bernini se ve a un muchacho. David, un simple pastor que se enfrenta a un coloso. Tal vez no un gigante, pero sí un guerrero enorme, fuerte y temible.David detalle 04 Sabe que es imposible vencerle cuerpo a cuerpo o con una espada que ni siquiera sabe manejar. Sólo tiene una oportunidad: abatirle de una pedrada con su honda. Por ello pone toda su concentración, que se marca en su rostro así como en la tensión de sus músculos. Le va la vida en ello. David detalle 02

Todo esto se condensa en su David, la perfección técnica y anatómica, la expresividad, un nuevo concepto de crear y la captación de un tema bíblico en una instantánea puramente real y humana.

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Escultura and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to El otro gran David

  1. Palagrafias says:

    La primera vez que vi a Davide en la Academia me entraron ganas de llorar. Tantas veces en las fotos y ahora allí enorme y frágil con casi 5 metros. No lo hice. No querìa que las lágrimas empañaran esa imagen. Estuve casi una hora mirándolo. Mirándolo. Mirándolo.
    No he tenido la oportunidad de ver el de Bernini. Otra de mis esculturas preferidas es Dafne y Apolo. Sin duda cuando lo vea algo se acumulará en mis ojos.
    Gracias por compartir.

    • Sí, yo tuve la misma sensación. Cuando lo vi al final de la galería me quedé clavado en el sitio. Luego estuve también durante una hora mirándolo desde todos los ángulos, de pie, sentado…
      Gracias a ti por tus palabras.
      Un saludo!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s