Lo que esconde El Caballero de Gracia

Caballero de Gracia es una calle de Madrid paralela a Gran Vía que nace en la Red de San Luis, al final de la calle Montera. Debe su nombre a Jacopo de Grattis, Calle del Caballero de Graciacaballero italiano que vino a Madrid como secretario del nuncio papal y, tras un retorno a Roma, regresó enviado por el propio pontífice para establecerse definitivamente. Hombre rico y poderoso poseía diversas viviendas a lo largo de la mencionada calle donde se alojaron personajes notables y embajadores extranjeros. Tras ordenarse sacerdote cedió su casa y parte de su fortuna para la fundación de nuevos conventos, lo que le granjeó su reputación de hombre piadoso. Sin embargo, la tradición recoge que fue cocinero antes que fraile y su fama de galán empedernido está plagada de escabrosas leyendas que le atribuyen la celebración de bacanales o el intento frustado de violación de la dama Leonor Garcés que daría origen a su arrepentimiento por su vida disoluta.

A escasos metros del comienzo de la calle se encuentra un pequeño oratorio. Imagen 067Puede pasar desapercibido en una zona de calles tan principales y concurridas, pero no lo hace al pasar a su lado y ver la limpia y sencilla portada neoclásica, obra de Juan de Villanueva, el más célebre arquitecto madrileño de la segunda mitad del siglo XVIII (autor del Museo del Prado y del Observatorio Astronómico entre muchas otras obras).

Villanueva  Museo Prado

El interior presenta una hermosa serenidad en sus líneas puras, Cúpulacon robustos pilares rematados por capiteles clásicos sobre los que se apoya el entablamento del cual parte la bóveda de medio cañón adornada con casetones y surcada por lunetos que permiten el paso de la luz que irrumpe con fuerza en el templo así como por los óculos y linterna de la cúpula.

La primera vez que lo visité recorrí el oratorio al completo, despacio, apreciando los detalles. Pero, desde entonces, cada vez que vuelvo, nada más entrar, desvío mis pasos y mi vista hacia la derecha, donde me encuentro de frente con su más apreciada joya, en mi opinión: el Cristo crucificado de Juan Sánchez Barba.

En el artículo Tesoros del barroco madrileño (III) ya hablé de dos obra suyas en la iglesia del Carmen. Con esta otra forman una triada fantástica, las mejores del autor. Cristo crucificado de la AgoníaNo obstante, si tuviera que elegir una sería esta. Se trata de un Cristo de la Agonía, una tipología que representa a Cristo aún vivo, instantes antes de su expiración. La escultura está clavada en un tronco de madera natural y el tratamiento de la figura es excelente. Concibe un cuerpo bellísimo, arqueado, sinuoso, que parece moverse. Ese movimiento lleva directamente al rostro, de una angustia y desesperación contenidas. Y, con un postrero esfuerzo, eleva su mirada en demanda de ayuda.

Historia, arte, leyenda. Es lo que esconde El Caballero de Gracia. Madrid en esencia.

Advertisements

About Jorge Fernández-Alva

Historiador de Arte.
This entry was posted in Arquitectura, Arte, Escultura, Historia, Madrid and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Lo que esconde El Caballero de Gracia

  1. alpuymuz says:

    De agradecer es esta entrada, como la presencia de ese Cristo de hermosa línea general; debo admitir tu apreciación respecto a los de la última entrada. Y sobre el caballero, admitamos su vuelta como buen hijo pródigo… bueno es el billete que te devuelve cierta pátina de candidez por el arrepentimiento. Si te parece.
    Un abrazo, JF

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s